El salt de la Bella Dona

Subiendo al santuario de Lluc, lugar sagrado y centro de peregrinaje para los Mallorquines enclavado en el corazón de la Serra de Tramuntana. Nos podemos encontrar un impresionante precipicio conocido como el salt de la Bella Dona. Sobre el circula una leyenda que todo Mallorquin conoce y que cuenta con innumerables versiones diferentes. Esta es una de ellas:

No se sabe cuando, habitó en el llano mallorquín una mujer hermosa como ninguna llamada Arcenda, a la que obligaron a desposarse con Argot, conde de Bellvesí El día que Arcenda y Argot contraían matrimonio en la parroquia de Selva, se abrieron de golpe las puertas del templo y apareció Lluch Torrella (un enigmático señor, sospechoso de brujería y enamorado de Arcenda) montado en su caballo y vestido con armadura de plata. Se acercó montado hasta el altar, subió a la joven al caballo, y desapareció con ella. Durante días y noches buscaron a la joven. Recorrieron valles, senderos y bosques, dispersaron el ganado y prendieron fuego a la casa de Torrella, que prendió como una gigantesca antorcha. Sólo un perro, un mastín negro, salió ileso del incendio, huyendo monte arriba, parecía que rastreaba en busca de alguna pista. Argot y los demás salieron detrás del animal que no paró hasta pararse frente a una cueva disimulada por unos matorrales. Allí dentro, Torrella y Arcenda contemplaban maravillados la pequeña imagen de una Virgen morena, sentada en su trono de oro. Argot presó de la furia desenvainó su puñal y lo lanzó contra Torrella que cayó allí mismo, ante el espanto de todos. Creyéndose vengado Argot coloca el cuerpo desmayado de Arcenda sobre el caballo, y emprende la bajada al pueblo. Y allí en un recodo del sendero y al borde del barranco que se abre a sus pies, la muchacha vuelve en sí de su desmayo. Argot frena en seco, descabalga, y, lejos de mostrar clemencia con su prometida, la acosa a preguntas y la atormenta con insinuaciones. Arcenda confiesa su amor por Torrella. Cegado por los celos, Argot desenvaina su espada pero la doncella, antes que morir en sus manos, salta al vacio encomendándose a la Virgen. Al caer la tarde, rendido, Argot regresa a la cueva de la montaña, al traspasar el umbral, el espanto lo deja clavado en el suelo. La bella Arcenda la que momentos antes había visto caer por el precipicio, está ante la imagen de la Virgen, casandose con Lluch Torrella. Los novios, ordenaron levantar en aquel lugar un hermoso templo. En cuanto a Argot, su cuerpo, fue encontrado colgando de una cuerda, en la rama de una encina.

El Faro de Capdepera

Prefiero los caminos a las fronteras
y una mariposa al Rockefeller Center
y el farero de Capdepera
al vigía de Occidente.

Cada Loco con su Tema – Joan Manuel Serrat

Este famoso faro está situado en la Punta de Capdepera en Cala Ratjada, en el sureste de la isla de Mallorca, es uno de los faros más emblemáticos de la isla. Fué construido en 1.861 y está situado a 58 metros sobre el nivel del mar, pertenece a una serie de faros que se construyeron en el litoral de España por orden de Isabel II. Hoy dia todavía se encuentra habitado por el farero y su familia.

El Llaüt

El llaüt es la embarcación tradicional de las Islas Baleares para la pesca de arrastre, aunque la aparición de los barcos motorizados y la concentración de bañistas en las playas provocaron su declive en el empleo profesional. Por ello, hoy en día representa una obra de artesanía reservada a los aficionados. Aunque en la actualidad encontramos diseños evolucionados a motor, el llaüt tradicional es un pequeño barco de vela latina, de aproximadamente cuatro metros de eslora, que sostiene tres mástiles y que puede alcanzar los siete nudos de velocidad. Su consistencia y estabilidad en el agua hacen de él una embarcación perfecta para todo tipo de actividades, como la navegación de recreo o la pesca deportiva, y resistente a condiciones meteorológicas adversas.

Nocturna del Portocolom con el llaüt como protagonista

Los primeros constructores de llaüts eran conocidos como “mestres d’aixa” y utilizaban maderas autóctonas para su elaboración. Hoy la mayoría de las embarcaciones se construyen con nuevos materiales, como la fibra de vidrio, cuyo precio es sensiblemente inferior, y con acabados de altísima calidad, como cualquier yate de lujo.

 

 

Parque natural de la Peninsula de Llevant

El municipio de Artà, en el este de Mallorca, alberga uno de los parques más jóvenes de la isla: el Parque Natural de la Península de Llevant, declarado como tal en 2001. Comprende un área de casi 1.600 hectáreas, que contiene tanto zonas montañosas como costeras y un importante patrimonio ecológico y etnológico, que lo convierte en un lugar atractivo para los amantes de la naturaleza, del patrimonio humano de la isla o simplemente para dar un paseo.
En el aspecto ecológico, la combinación entre costa y montañas le concede un gran valor y variedad al entorno. Es el hábitat de varias aves habituales en las Baleares, que habitan en los cercanos humedales de Canyamel: cormoranes, gaviotas, halcones de Eleonor y águilas calzadas. También alberga numerosas especies de plantas endémicas de la zona.

Panorama del parque con la bahía de Alcudia al fondo (click en la imagen para mas detalle )

Panorama del Parque viniendo por la carretera de Capdepera

Accediendo al parque desde Betlem podemos ver estas vistas



Ver en Google Maps

Faro de Porto Colom

Y sigo con mis faros, hoy toca el de Porto Colom:

 

Situado en la punta NE que limita la abrigada bahía del mismo nombre, el faro de Porto Colom tiene la doble finalidad de alumbrar la costa sudeste para la navegación de cabotaje y, al mismo tiempo, señalar como faro de recalada el puerto que le da nombre. Se encendió en 1863, y estaba dotado de un aparato de 6º orden que suministraba una luz blanca fija, con un alcance de 10 millas.

La lámpara inicial moderadora de aceite de oliva se sustituyó en 1883 por una Maris de una mecha que utilizó parafina y petróleo.

En 1917 se reforma la óptica, acoplándole un juego de pantallas giratorias, un mechero de acetileno y un gasómetro, sustituido más tarde por una lámpara de incandescencia para petróleo sin presión. Esta nueva instalación permitía dar la caracterísitica de grupo de tres y cuatro ocultaciones de 20”. Al año siguiente también fue necesario recrecer la torre 6,5 metros más para conseguir un mayor alcance, cambiándose también la linterna. Durante las obras, que terminaron en 1919, lució un faro provisional con la apariencia de ocultaciones equidistantes.

El 19 de agosto de 1965, se modernizó de nuevo para dar la característica de grupos de 2 destellos blancos, instalando una óptica catadióptrica sobre flotador de mercurio de rotación eléctrica y lámpara de incandescencia, aprovechando la linterna existente, y recreciendo de nuevo la torre.

leido aqui

 

Sa Dragonera

Som una illa més, un dia vaig partir de casa i em vaig perdre pels boscos de la mar.

Som una illa més els cabells enredats, ara al fons, ara sobre les aigües,
com un petit illot, rocam per als naufragis.

Som una illa més, el vent i les tempestes m’han obert els braços,
i tenc els ulls sempre badats cap als estels.

Som una illa més, l’oratge ha modelat el pit i el ventre,
i em nien als forats gavines i dragons.

Som una illa més, i cada hora m’acompanya amb els seus colors
fins al portal de cada nit.

Dins aquest cau ombriu el meu cor de terra
encara canta, salvatge.

Soy una isla más, un día partí de casa y me perdí por los bosques del mar.

Soy una isla más los cabellos enredados, ahora en el fondo, ahora sobre las aguas,
como un pequeño islote, roca para los naufragios.

Soy una isla más, el viento y las tormentas me han abierto los brazos,
y tengo los ojos siempre abiertos hacia las estrellas.

Soy una isla más, la brisa ha modelado el pecho y el vientre,
y me anidan en los agujeros gaviotas y dragones.

Soy una isla más, y cada hora me acompaña con sus colores
hasta el portal de cada noche.

En este cae sombrío mi corazón de tierra
aún canta, salvaje.

Maria del Mar Bonet – Manel Camp

Click en la imagen para aumentar (vale la pena )

Cap de Ses Salines 2ª Parte

Para volver al Cap de Ses Salines siempre hay excusa:

La puesta de sol…

la silueta de la Illa de Cabrera cortando el horizonte al anochecer…

y el faro…

…hacerle fotos al faro hasta que no quede ni un resquicio de luz en el cielo

…y entonces llegan las estrellas, las estrellas y el faro

anteriormente en pdrserra…

S´ Atalaya de Ses Animes

En la costa Noroeste de Mallorca, se encuentra “S´ Atalaya de Ses Animes”

Ubicada en un acantilado entre montaña, mar y cielo. Es una torre de vigilancia del siglo XVII de la que se han contado muchas historias mágicas, entre ellas la creencia de que las almas tejen unas invisibles redes en las noches de invierno para atrapar a quien se aventure a pasar por sus alrededores. Según cuentan, en este lugar ha habido misteriosas desapariciones e incluso suicidios lo que ha conseguido que crezca la idea de que este lugar tiene algo inexplicable. Un paisaje especial os espera desde este misterioso mirador y a pesar de lo trágico y tenebroso de la historia, la imagen del acantilado, la atalaya, el mar, el cielo y la magia del lugar, os proporcionaran un bello espectáculo sin duda…eso si, quizás sea mejor alejarse antes de que anochezca…

Vista desde S´ Atalaya

Nocturna de S´ Atalaya (una de mis primeras nocturnas que mas acongoje me dio )

Es Far de Formentor

Más que un faro, es un verdadero nido de águilas, suspendido al borde de un acantilado de 200 m. de altura, del que frecuentemente se desprenden trozos de roca.

Sin posibilidad de comunicación, las obras comenzaron en 1857 con la construcción de un camino desde Cala Murta. El camino de poca pendiente y 17 km. de longitud salva los 200 m. de desnivel. Dos años, una dispensa del Obispo para trabajar los domingos y 1.367.841 reales, costaría el realizarlo. Incluso se dispuso un altar para la misa delos festivos y así poder trabajar.

En 1860 se aprueba el proyecto, 200 hombres y dos años y medio hicieron falta para construir el faro. La piedra, procedente de las canteras de La Puebla, era llevada hasta un almacén construído en Alcudia, a 35 km. de distancia. Desde allí, eras transportados en barca cuando las condiciones del mar lo permitían, hasta los imponentes peñascos de “Les Moles”, situado más allá del impresionante acantilado del Bancal. Desde aquel lugar se elevaban a 159 m. con un cabestrante movido por 40 hombres…

Leido aqui