Flor d’Ametler

A mig aire de la serra
veig un ametller florit.
Déu te guard, bandera blanca,
dies ha que t’he delit!

Ets la pau que s’anuncia
entre el sol, núvols i vents…
No ets encara el millor temps
pro en tens tota l’alegria.

Joan Maragall

_MG_9195.jpg

 

Anuncios

L’ametler florit

_MG_6748

A mig aire de la serra
veig un ametller florit.
Déu te guard, bandera blanca,
dies ha que t’he delit!
Ets la pau que s’anuncia
entre el sol, núvols i vents,
no ets encara el millor temps
pro en tens tota l’alegria.

Joan Maragall

Cascabel


Juntáronse los ratones
para librarse del gato;
y después de largo rato
de disputas y opiniones,
dijeron que acertarían
en ponerle un cascabel,
que andando el gato con él,
librarse mejor podrían.
Salió un ratón barbicano,
colilargo, hociquirromo
y encrespando el grueso lomo,
dijo al senado romano,
después de hablar culto un rato:
– ¿Quién de todos ha de ser
el que se atreva a poner
ese cascabel al gato?

Lope de Vega

¿Qué es en definitiva el mar?

Decía Mario Benedetti en su poema El Mar:

¿Qué es en definitiva el mar? ¿por qué seduce? ¿por qué tienta?
suele invadirnos como un dogma y nos obliga a ser orilla

nadar es una forma de abrazarlo, de pedirle otra vez revelaciones
pero los golpes de agua no son magia,hay olas tenebrosas que anegan la osadía
y neblinas que todo lo confunden

el mar es una alianza o un sarcófago del infinito trae mensajes ilegibles y estampas ignoradas del abismo
trasmite a veces una turbadora tensa y elemental melancolía

el mar no se avergüenza de sus náufragos carece totalmente de conciencia y sin embargo atrae tienta llama
lame los territorios del suicida y cuenta historias de final oscuro

¿qué es en definitiva el mar? ¿Por qué fascina? ¿por qué tienta?

es menos que un azar, una zozobra, un argumento contra dios
seduce por ser tan extranjero y tan nosotros, tan hecho a la medida de nuestra sinrazón y nuestro olvido

es probable que nunca haya respuesta, pero igual seguiremos preguntando
¿qué es por ventura el mar? ¿por qué fascina el mar? ¿qué significa ese enigma que queda más acá y más allá del horizonte?

Sueño Del Marinero

Yo, marinero en la ribera mía, posada sobre un cano y dulce río que da su brazo a un mar de Andalucía,

sueño en ser almirante de navío, para partir el lomo de los mares al sol ardiente y a la luna fría.

¡Oh los yelos del sur! ¡Oh las polares islas del norte! ¡Blanca primavera, desnuda y yerta sobre los glaciares, cuerpo de roca y alma de vidriera!

¡Oh estío tropical, rojo, abrasado, bajo el plumero azul de la palmera!

Mi sueño, por el mar condecorado, va sobre su bajel, firme, seguro, de una verde sirena enamorado, concha del agua allá en su seno oscuro.

¡Arrójame a las ondas, marinero:

-Sirenita del mar, yo te conjuro!

Sal de tu gruta, que adorarte quiero,

sal de tu gruta, virgen sembradora,

a sembrarme en el pecho tu lucero.

Ya está flotando el cuerpo de la aurora en la bandeja azul del océano y la cara del cielo se colora de carmín.

Deja el vidrio de tu mano disuelto en la alba urna de mi frente, alga de nácar, cantadora en vano bajo el vergel azul de la corriente.

¡Gélidos desposorios submarinos, con el ángel barquero del relente y la luna del agua por padrinos!

El mar, la tierra, el aire, mi sirena, surcaré atado a los cabellos finos y verdes de tu álgida melena.

Mis gallardetes blancos enarbola, ¡oh marinero!, ante la aurora llena ¡y ruede por el mar tu caracola!

Rafael Alberti – Marinero en Tierra