Día internacional de la Mujer

Para ti, mujer abnegada, mujer trabajadora
Para ti mujer, va hoy esta flor y mi canción
Para ti, dulce, tenaz y sacrificada luchadora
Para ti, todo mi respeto y toda mi admiración
Los diarios nos mencionan a mujeres famosas
Nombres grabados a fuego y oro en la historia
Cantan loas a sus logros, a sus grandes cosas
Nos hablan de sus virtudes y de sus memorias
Pero yo quiero cantarte a ti, silenciosa luchadora
Que te levantas la primera, al atisbar los rayos del sol
Mujer de mil nombres, de mil caras, de mil horas
Compañera en la lucha y con tiempo aun para el amor
A ti, que día tras día vas al hospital, a la oficina
Al campo, a la fábrica, a la calle, al mundo a remar
A ti, que aunque llegas a casa extenuada, rendida
Todavía guardas una sonrisa y reservas para amar
Me viene este canto de lo más profundo de la vida
Acumulado estaba el homenaje a tan maravilloso ser
Muchos versos había escrito, pero a ti te lo debía
Madre, hermana, esposa, hija, compañera… mujer

Julio César Pavanetti Gutiérrez

Anuncios

La primera flor del Almendro

La flor del almendro está vestida de blanco con mantos tejidos por los dos meses fríos. Es un explorador o un adelantado escalando las elevaciones del terreno o un capitán cuyas tropas son las distintas clases de flores.

Sa Dragonera

Som una illa més, un dia vaig partir de casa i em vaig perdre pels boscos de la mar.

Som una illa més els cabells enredats, ara al fons, ara sobre les aigües,
com un petit illot, rocam per als naufragis.

Som una illa més, el vent i les tempestes m’han obert els braços,
i tenc els ulls sempre badats cap als estels.

Som una illa més, l’oratge ha modelat el pit i el ventre,
i em nien als forats gavines i dragons.

Som una illa més, i cada hora m’acompanya amb els seus colors
fins al portal de cada nit.

Dins aquest cau ombriu el meu cor de terra
encara canta, salvatge.

Soy una isla más, un día partí de casa y me perdí por los bosques del mar.

Soy una isla más los cabellos enredados, ahora en el fondo, ahora sobre las aguas,
como un pequeño islote, roca para los naufragios.

Soy una isla más, el viento y las tormentas me han abierto los brazos,
y tengo los ojos siempre abiertos hacia las estrellas.

Soy una isla más, la brisa ha modelado el pecho y el vientre,
y me anidan en los agujeros gaviotas y dragones.

Soy una isla más, y cada hora me acompaña con sus colores
hasta el portal de cada noche.

En este cae sombrío mi corazón de tierra
aún canta, salvaje.

Maria del Mar Bonet – Manel Camp

Click en la imagen para aumentar (vale la pena )

Pinos

…sombríos, sin oro del sol, taciturnos, en medio de brumas glaciales y en
montañas de ensueños, oh pinos nocturnos, oh pinos del Norte, sois bellos también…

…los brazos eolios se mueven al paso del aire violento que forma al pasar ruidos de pluma, ruidos de raso, ruidos de agua y espumas de mar…

La canción de los pinos – Ruben Dario

Sacapuntas

20111228-200544.jpg
Qué bueno puede ser sacarle punta a un lápiz.
Ris, ras… Ris ras… la cuchilla cercena una fina lamina de madera.
Esta viruta remolonea por la ranura y se riza en frágiles tirabuzones.
Si vas con mucho cuidado te sorprenderá lo largas que pueden ser.
Lo normal es que te den ganas de girar y girar todo el tiempo,
Vuelta tras vuelta, luego otra mas, así hasta que el lápiz desaparezca.
Esta sensación en espiral puede hacerte perder la perspectiva real.
Hay personas que se hechizan olvidando que las vueltas las da el lápiz
y pretenden que sea el mundo quien gire alrededor de el.

Por Teyalmendras

Poema Final del Verano (con retraso, si)

La última tarde agosto
posee una gravedad espesa y burocrática,
sin soluciones ni tutía
para los bañistas o los fotógrafos,
ni tan siquiera
para aquellos que aguardan un milagro
en el calendario
que no los arroje a una realidad
sin gaviotas.
Esta última tarde entrega
-eso sí escrupulosamente envuelto-
un paquete de nostalgias tempranas
a sus últimos habitantes
y se despide con una sonrisa
seca de funcionario,
un hasta mañana sin convicciones
que va dejando en la playa inhóspita
un olor a tinta de sello
y a carpetazo limpio.

Iván Onia Valero

20111025-230832.jpgSes platges de Muro

Menorca

Encercla l’illa amb dits de vent i espera

que els déus, benignes, vulguin apropar-te-la.

Mai no l’has vista però en tens memòria

com d’un desig que incita i crea un àmbit

propici al somni i a la melangia.

Encercla l’illa i la podràs recórrer,

tancant els ulls, des d’aquest teu silenci

sense malmetre’n la claror ni el ritme.

Lúcidament absort, pensa Menorca

sempre al límit del temps, com un fita

que recupera l’orient més càlid

i el converteix en llum meravellada,

en sorra, en mar, en pedra i en misteri.

Aquest és el tresor que cap pregunta

no posa al descobert, però que vibra

rera el secret ardent de la mirada

com un espai de fondes ressonàncies.

Pensa Menorca i digues en veu baixa

noms a l’atzar de pobles i de cales

fins que se’t transfiguri el gest i sentis

que la sang et batega a ritme d’illa.

Miquel Martí i Pol